Las Sombras del Poder en UPyD (y 2)

Sigamos intentando ver algo más entre las sombras ¿Cómo han reaccionados otros responsables y referentes morales de nuestro partido? Empecemos por Albert Boadella. Probablemente ya no recuerda su frase en los medios: La reelección de Rivera es una mala noticia para Cs. Y, sin embargo, nadie le acusó de estar rompiendo el partido. No. Todo el mundo pensó que daba su opinión. Muchos esperaban que también se posicionara cuando se oyeron las primeras críticas a Antonio Robles por informar a los medios de las disensiones internas. Ignoro la razón por la que Albert Boadella calla sobre el uso de la prensa diaria por parte de un diputado de Cs que ha reclamado la necesaria atención de los medios en su inevitable enfrentamiento Rivera-Libertas y, por el contrario, pone de ‘chupa de dómine’ a quienes expresan discrepancias con la línea oficial de UPyD en temas organizativos y lo expresan en un modesto foro no oficial. La aparición de declaraciones de los críticos, en los medios, vino después de serles comunicada la arbitraria voluntad del partido de expulsarles y sentir su indefensión. La realidad de los catorce expedientes eran difíciles de ocultar hasta para el mismo Carlos Martínez Gorriarán.

Albert Boadella brilla con luz propia y, por lo tanto, tiene facilidad para orientarla a voluntad. Fue sensible, en el pasado, a las voces que en el Congreso fundacional de Ciudadanos reclamaron procedimientos de calidad, pero, una vez que su tocayo Albert Rivera, hermano de ubres políticas, saliera elegido presidente mediante un procedimiento improvisado sobre la marcha, fundamentado en el albur del orden alfabético, Albert Boadella dio carta de naturaleza, con su silencio posterior, a la perversión democrática que allí se produjo. Es cierto que entonces, como ahora, Albert Boadella rechaza estar al sol que mas calienta, y huye de la comodidad que supone el ‘no mojarse’. Sin embargo, como todo artista apreciado, en el minuto siguiente, Albert Boadella ha de encontrar las luces que mejor le alumbren, aun a riesgo de que su proximidad le impidan ver con claridad a aquellos potenciales votantes que le observan con atención más allá de los focos.

Quizás la ambivalencia de Albert Boadella sea fruto de su doble condición de ciudadano político y artista. Albert Boadella no esta de acuerdo con las maneras de los discrepantes en estanoeslawebdeupyd. Les llama cretinos por querer mostrarle los contornos de lo que quiere y no quiere saber de un partido como UPyD. Les descalifica por no refugiarse en el silencio cómplice, algo que él ha denunciado muchas veces con anterioridad y les arroga intenciones interesadas de cargos que nunca llegarán. Sin embargo, él, mejor que nadie, sabe que el camino más rápido para ser tachado de traidor, y para no alcanzar el cenit en una organización, es ser crítico. Aunque en esta ocasión, parece que el artista deja paso al hombre político cuando nos advierte que: “si alguna vez he de criticar a Rosa Díez lo haré en privado”. Posiblemente, esta sea su versión de ‘el catalán lo hablo en la intimidad’ de Jose Mª Aznar. Sin embargo, Albert Boadella sabe que no es buen recurso lo que propone. La crítica política debe ser pública ¿Qué otra cosa ha hecho Ciudadanos sino trasladar del ámbito privado al publico las denuncias de los abusos del nacionalismo, su infatigable obsesión por decir una cosa y hacer otra, por incumplir leyes, por diseñar realidades y ocultar otras? El nacionalismo ha llegado a su punto de efervescencia actual gracias al silencio cómplice de muchos catalanes, como siempre ha denunciado Boadella. Ahora, Albert Boadella nos invita a valoraciones sobre la conveniencia y utilidad de la crítica en la intimidad, por el bien de la causa. Pero la causa principal de Albert Boadella no la conocemos. Seguramente no es política. Pero esto solo lo sabe él y quien le habla de la posibilidad de ver cumplidos sus sueños mas queridos.

¿Qué es lo que Fernando Savater no quiere que se sepa? Savater ha reaccionado en dos tiempos a las críticas de déficit democrático en el partido. Primero nos manifiesta que tales carencias son “intransigencias que no ha conocido ni las nota”. Vamos, que no le constan, no las percibe. Se esperaba de Fernando Savater algo más que un comentario de Manual del Político Tradicional. En Cataluña reaccionan igual cuando se oyen quejas por la imposibilidad de los padres de elegir el idioma de escolarización de sus hijos: «No hay problemas, no nos consta que haya padres que quieran escolarizar a sus hijos en castellano». En un segundo tiempo, Fernando Savater inicia un falso debate sobre ortodoxias y heterodoxias. Pero no habla del verdadero debate. No versa su disertación sobre la veracidad o falsedad de la realidad que los discrepantes en UPyD muestran. A Fernando Savater no le parece que se hayan inventado una realidad sino que les bailan las fronteras de la ética y la estética. Sin embargo, no niega que las purgas en el partido existan. Solo que no las conoce.

Pero las purgas llevan largo tiempo produciéndose, aunque son llevadas a cabo de manera que no es fácil seguir sus huellas. Existen miembros de coordinadoras que, de pronto dejan de ser convocados a una reunión y no se les vuelve a convocar nunca más. O afiliados a los que se les deja de cobrar las cuotas del partido para que no estén al corriente de pago y no puedan votar. Cuando los afectados reclaman, ‘el partido’, hace oídos sordos y su petición de reclamación cae en el olvido. No hay manera posible de pagar la cuota de un partido político si este no te quiere cobrar. Estas han sido y son prácticas habituales de un partido que lleva la bandera de la regeneración democrática como estandarte. Son decenas los afiliados que relatan que llegaron a inscribirse y a pagar primeras cuotas que un día dejaron de ser atendidas porque el partido dejó de cursarlas. Ignoro si estas prácticas son habituales en otros partidos pero parecen más bien estrategias de leguleyo acostumbrado al desalojo de viviendas de inquilinos 'poco gratos’ que no dejan la vivienda cuando al propietario le conviene. El falso debate de Savater no trata de lo fundamental, es decir, de porqué no se están creando las condiciones para elegir a los mejores y para que este partido desarrolle todo su potencial.

Como podemos observar, las estrategias para el disimulo cuando las distancias entre teoría y practica se ponen en evidencia, son variadas. Ante el reciente desencuentro interno, Sosa Wagner decidió practicar sus claroscuros comunicativos adoptando un cierto tono profesoral. Así, reprende a quien juzga que no ha hecho los deberes europeos dedicando horas de preparación a las importantes tareas que se deciden en Europa. Desconozco cual es el razonamiento por el que ha llegado a la conclusión de que ocuparse de la organización del partido es incompatible con estar atento a cuestiones nacionales, municipales o europeas. No son órdenes excluyentes. Pero llama la atención que no haya reparado en el hecho de que la necesaria y voluntaria división del trabajo haya tenido batallando a muchos afiliados, a los que ahora amonesta, en las tareas de promoción del propio profesor para que éste pudiera ser elegido diputado europeo. Una vez lograda su representación, y la partida económica con la que es retribuido, justo es que él mismo le dedique mas tiempo y esfuerzo que los que contribuyeron a lograrla. El enfoque planteado por Sosa Wagner, por tanto, no parece que sea muy acertado para desviar la atención sobre las cuestiones que nos atañen, relativas a la distancia entre la prédica y su praxis.

En general, parece que hasta la fecha UPyD no ha encontrado una forma satisfactoria de tratar al disonante. Ni tampoco ha logrado innovar en la depuración incorporando maneras creativas de tratar al diferente. Menos mal que respetan su cuota de pluralidad externa con la asistencia a eventos como la fiesta del orgullo gay. Internamente, claro esta, ni gay, ni tristón, ni plumas, ni armarios. Todos cuadrados, como en un cuartel. Hay quien a esto le llama trabajar en equipo. Pero, ¡atención! Habrán de tener cuidado con minorías de larga tradición como los homosexuales. Huelen a kilómetros a los 'héteros' que quieren manipularles.

Tras un breve repaso por las diferentes respuestas de los primeros espadas de UPyD a sus tensiones internas el futuro votante puede que se pregunte ¿ y ahora qué? Como nos ilustran un sin fin de académicos tan variados como Rawls, Habermas, Foucault o Boudrillard, las relaciones sociales cambian con el paso del tiempo y el poder modifica sus formas. Unas veces lo hace de forma sabia. Entonces, hace crecer los colectivos, incrementa sus potencialidades, produce renacimientos vivificadores. En otras, lamentablemente, las imperfecciones humanas hacen que el poder muestre su peor cara. Pero creo que el cambio en UPyD será posible y retomará su marca de aguas inicial en pos de su objetivo político, de la mano de la regeneración democrática y la de la transversalidad. Necesariamente eso ha de pasar por una mejora de la coherencia de sus mensajes y del comportamiento de la dirección. Una de las exhortaciones de Obama ilustra claramente el modelo a seguir por los políticos en general y los de UPyD en particular: “…los abusos de poder, no solo son inmorales, sino que impiden el desarrollo. En el siglo XXI, la creación de instituciones eficaces, confiables y trasparentes son la clave del éxito” (El PAÍS Internacional 12/07/09)

En UPyD ya se ha escrito la primera historia de desencuentros internos. Ya unos han enarbolado el fantasma de la conspiración (los críticos no trabajan, quieren destruir el partido, quieren cargos) y otros han reivindicado su proyecto original (listas abiertas para la ejecutiva, excelencia democrática fundacional). Ahora, los futuros votantes ayudarán a escribir la otra historia, la de las elecciones nacionales, municipales, autonómicas, europeas y las promesas de libertad e igualdad de los ciudadanos españoles ante la ley en cualquier lugar de nuestro país. De los futuros votantes dependerá que la historia de UPyD sea una historia eficiente y veraz, a la altura de sus propósitos fundacionales y no tan solo al servicio de un frentismo sabiamente manipulado para la obtención de un mayor número de votos.

La actuación de los futuros votantes puede parecer que cerrará el círculo pero, en realidad, lo abrirá de nuevo para volver a empezar. Teoría y práctica, mentiras y verdades a medias, claroscuros políticos para una historia más o para una historia nueva. Los votantes de este partido tienen la última palabra. En la cadencia y la sensatez de sus decisiones se encuentra la semilla que puede hacer que UPyD llegue a ser un partido sin sombras y alumbre el amanecer que muchos esperamos en España, en el siglo XXI.


      Pilar Gª Jauregui
      Cataluña - Barcelona

8 comentarios:

Starsmore | 24 de julio de 2009, 9:28

"La aparición de declaraciones de los críticos, en los medios, vino después de serles comunicada la arbitraria voluntad del partido de expulsarles y sentir su indefensión."

Eso no es cierto. Javier Carroquino ya hizo declaraciones sobre ésta iniciativa a Europa Press antes de los expedientes, e incluso existía un banner publicitario colocado en la web Minuto Digital.

Puede verse aquí:

http://www.elperiodicodearagon.com/noticias/noticia.asp?pkid=504781

http://estrelladecombate.blogspot.com/search?updated-max=2009-06-25T20%3A39%3A00%2B02%3A00&max-results=5

miguel angel | 24 de julio de 2009, 10:58

Si Señora, ha esbozado usted toda una clase de la pedagogía política de la que presume UPyD.
No hay forma de retorcer sus argumentos, frescos y límpios, sin tapujos, con sal y un poco de pimienta. Con la sinceridad de quien habla seguro de que la razón le asiste.
Miguel Angel Castilla

Josefina Fraile | 24 de julio de 2009, 13:56

Blogger Starsmore, su puntualización resulta muy valiosa. Muestra usted pasión por el rigor hasta el punto de ofrecer prueba de que con excepción del Sr. Carroquino, no son catorce sino trece los expedientados que no acudieron a la prensa antes de serlo. Y digo valiosa porque considerando su interés en sañalar aquello que no se corresponde con los hechos ciertos, no muestra usted desacuerdo alguno con los múltiples y valiosos argumentos de fondo que se ofrecen en este artículo. Si partimos de la base que la excepción confirma la regla, podremos deducir que su puntualización no invalida en absoluto las afirmaciones y verdades que en él se explicitan, esté usted, o no, de acuerdo con ellas. Saludos. Josefina Fraile

Starsmore | 26 de julio de 2009, 1:59

Josefina Fraile: sin simpatizar en exceso con esta iniciativa, comparto algunas de sus reclamaciones y otras no. Y por supuesto, hay algunos puntos de este artículo con los que estoy en desacuerdo. Pero mi comentario anterior no iba en esa línea. Iba en la línea de que considero que hay una cierta tendencia en este blog de querer reescribir su propia historia. Por ejemplo, el segundo artículo que aquí se publicó llevaba por título "presentaremos candidaturas", pero tras la carta enviada por el responsable de organización del partido, se escribió un artículo en el que se venía a decir, con palabras mucho menos ofensivas pero con el mismo significado, que había que ser tonto para pensar que presentar una candidatura al congreso era el objetivo de quienes aquí escriben. Ahora, resulta que los expedientados sólo salieron a los medios tras adquirir esa condición, cuando eso es totalmente falso. Y ese tipo de cosas son las que me desconciertan, teniendo en cuenta que vienen de un grupo de gente que lleva la claridad, la ética y la transparencia por bandera.

Josefina Fraile | 26 de julio de 2009, 13:53

Starsmore, esta iniciativa no es dogmática. Y merece el respeto de existir con la dignidad que lo hace. Como bien reza en la cabecera del blog, es un espacio abierto de encuentro y debate entre afiliados y simpatizantes de UPyD sobre los temas que les preocupan en el devenir del partido, espacio en el que también dejan su opinión personas que, como usted, afirman no simpatizar en exceso con ella. Algo imposible de hacer en un marco propio de la institución porque de forma deliberada se ha impedido. Utilícelo para expresar sus puntos de vista sobre el fondo de las cuestiones que aquí se plantean. Exprese usted su verdad. Contribuya a la claridad, la ética y la transparencia que todos queremos no solo áquí, sino siempre. Aunque no lo haga con nombre y apellido, le animo a escribir una entrada explicando por qué encuentra ofensiva una legítima declaración de intenciones como "presentaremos candidaturas", o por qué el hecho de haber salido o no a la prensa antes de ser expedientados, es más importante que el hecho de que se les haya expedientado, o que las razones esgrimidas para hacerlo; o si algo de todo ello le desconcierta en igual medida. Como en definitiva el común denominador de las intervenciones en el blogg es la reclamación de coherencia entre los postulados fundacionales de UPyD y sus acciones internas y externas, doy por sentado que usted ha ejercido el mismo rigor y la misma intrasigencia cada vez que objetivamente se han incumplido. ¡Finalmente no nos diferencia tanto! Además veo que tenemos en común el placer de trabajar cuando otros duermen. Saludos cordiales. Josefina Fraile

Starsmore | 26 de julio de 2009, 18:11

Josefina Fraile, yo no digo en ningún momento que me ofenda la declaración de intenciones (es más, aplaudo que pueda haber una candidatura alternativa en el congreso, porque será enriquecedor). Lo que me desconcierta es que un día se diga eso, y al día siguiente se niegue tanto la declaración de intenciones como el hecho mismo de haberla formulado. Y lo mismo ocurre cuando se afirma que esta iniciativa saltó a los medios a raíz de los expedientes disciplinarios, cuando es falso. Como dije en mi anterior comentario, me induce a pensar en una intención de los autores del blog de reescribir su propia historia, y eso no me inspira confianza.

No entraré a valorar si los expedientes son justos o no, o si las razones esgrimidas para levantar esta iniciativa son ciertas o falsas: no tengo más que la palabra de los expedientados contra la de la dirección, y en base a eso no se puede hacer un juicio válido.

Ah, y lo mío no es el placer de trabajar cuando otros duermen, sino un simple problema de desajuste horario, como una especie de jet lag sin haber viajado. Bienaventurados los que pueden dormir a horas decentes :)

Juan Espino | 26 de julio de 2009, 21:02

Hola Starsmore, ya me parece curioso que de todo lo escrito en esta web, reclame tu atención sólo lo que, únicamente tú, denuncias como intento de reescribir la historia por nuestra parte.

Primero, en esta web se escriben artículos colectivos, que nos representan a todos, y artículos personales en los que cada uno, con su firma e imagen, o un nick, expone su personal y particular visión de su experiencia en UPyD. No existe censura alguna, por lo que, en esos artículos personales, cada uno es responsable de lo que él escribe.

Segundo, por lo anterior, te agaradfecería que citaras textualmente en nombre del artículo o, al menos, las palabras exactas que tan gravemente han reclamado tu atención y que quedan difuminadas y ocultas tras tu genérico e impreciso: "se escribió un artículo en el que se venía a decir, con palabras mucho menos ofensivas pero con el mismo significado, que había que ser tonto para pensar que presentar una candidatura al congreso era el objetivo de quienes aquí escriben."

De esa manera sabremos si es una posición oficial del grupo o la opinión personal de alguien, lo que criticas. Veríamos si existe la incoherencia que tanto parece escandalizarte, o si únicamente pretendes meter el dedo en el ojo a alguien que lleva gafas de buceo.

Te adelanto que, para todos, su personal historia ha sido escrita por él y todo lo que le ha condicionado. Ahí está, con sus claros-obscuros, y poco se puede cambiar. Respecto a ella, y hablo a título personal, sólo me hubiera gustado no haberme dejado engañar por algunos estafadores pero como también me ha servido para conocer a gente maravillosa como Josefina y otros muchos, no reescribiría nada.

Josefina Fraile | 26 de julio de 2009, 21:02

Bueno, Starsmore, ¡tampoco dorminos la siesta en domingo! ¿No influirá la falta de sueño en el entendimiento de las cosas? Usted utiliza el término "ofensivo" para referirse al artículo "Presentaremos Candidaturas. Escribió "... el segundo artículo que aquí se publicó llevaba por título "presentaremos candidaturas", pero tras la carta enviada por el responsable de organización del partido, se escribió un artículo en el que se venía a decir, con palabras mucho menos ofensivas pero con el mismo significado...", de manera que una vez aclarado el malentendido por mi parte, pasamos a la siguiente. Me siento decepcionada. Sobre todo porque admite no querer entrar a valorar la justeza del fondo de las cuestiones que aquí se tratan, bajo el pretexto de que no tiene más que la palabra de los expedientados contra la de la dirección...aunque eso no le impide aferrarse a la opinión que aquí ha manifestado, sobre las mismas bases. Pero hombre, no se puede nadar y guardar la ropa. Tiene usted algo mucho más valioso para hacer un juicio válido. El manifiesto fundacional de UPyD. Y es a la luz del mismo que usted puede juzgar quien le merece confianza y respeto en esta situación. Llegados a este punto me temo que no tendré el placer de leer una entrada suya cargada de argumentos de fondo. En fín, visto que no hay causa, doy por terminados mis post a sus comentarios. Un ejercicio saludable que, por cierto, no habría podido darse en una web de UPyD. Este es también un dato importante para su objetiva evaluación. Le reitero mis cordiales saludos. Y,si, es una envidia ver como algunos cumplen eso de a las diez en la cama estés.