EL DIAGNÓSTICO


Diagnóstico es la calificación que da el médico a la enfermedad según los signos que advierte.
La Nuestra Rosa dice que ella no es el partido, para acto seguido realizar el diagnóstico de Sarampión la crisis personal y no política que sufre UPyD.
Efectivamente usted no es el partido, pero sin embargo se lo cree, pues no sólo realiza la diagnosis de la situación sino que además receta las vacunas para evitar el contagio y la epidemia del Sarampión.
Sabe usted bien que esta enfermedad se manifiesta por unos síntomas cuales son las pequeñas manchitas rojas que aparecen por la piel y que viene acompañada de altas fiebres en quienes la padecen.
Esas manchitas rojas que emergen en la piel de UPyD no son más que las manifestaciones externas de una grave infección interna, que coincido con usted en que hay que erradicar. Su propagación puede ser peligrosa si llega a convertirse en epidemia para todos los órganos de Dirección del Partido. Por ello muchos dirigentes de Toda España han presentado su renuncia en el último mes.
La diferencia entre su diagnóstico y el mío, es que usted cree que los malos y los infiltrados que van a destruir el partido son los demás. Usted solo ve las manchitas externas pero evita por todos los medios que los afiliados se enteren de la existencia del virus.
También evita usted decir, que en algunos casos pueden aparecer complicaciones, causar inflamación en los pulmones y el cerebro que amenazan la vida del paciente.

En efecto, este partido no puede continuar dependiendo del liderazgo de una sóla persona, recalcándole que en mi anterior artículo de esta web El dogma y el concilibulo, comenzaba hablando de su indiscutible y reconocido liderazgo.
Después de su Diagnóstico, solo me cabe una duda: si su equipo médico, Enfermeros/as, laborantinos y laborantinas, esta haciendo bien el trabajo para que usted emita un diagnóstico tan severo. Confírmelo y fíese de quien le habla claro y le aprecia. Yo no me fiaría de un equipo tan fiel que cae en la adulación para que no peligre su cargo. Confirme con la inspección médica que su equipo hace su trabajo correcto, que usted dispone de toda la información que debe disponer y, finalmente tome decisiones sanitarias que convengan.
Tal vez para erradicar la infección usted debe replantearse quienes están verdaderamente con el manifiesto de UPyD y quienes le agasajan falazmente.
Tal vez deba adoptar medidas preventivas, vacunas contra los enemigos de la democracia interna del UPyD.
Hasta tanto yo continuaré en mi voluntario exilio del Partido, no vaya a ser que la enfermedad se propague y me vea inmerso en una verdadera pandemia. El I Congreso debería ser el Simposium de los remedios a las distancias que nos están separando, dejar fuera a los que hablan abiertamente, sería ir a un refrendo de decisiones precocinadas.
Estamos a tiempo de evitar la diáspora.
      Miguel Angel Castilla
      Andalucía - Sevilla

3 comentarios:

octavio | 22 de julio de 2009, 11:53

Por eso cuando la enfermedad es muy grave, siempre es conveniente pedir una segunda opinion.

miguel angel | 22 de julio de 2009, 12:15

PARA OCTAVIO:
Y sobre todo si se opera a vida o muerte.
Miguel Angel

Ramsés | 22 de julio de 2009, 13:14

En este país estamos acostumbrados a no prestar atención a aquello que no nos interesa. Por lo que pienso, no harán nada hasta ver un gran número de víctimas mortales por tan cruel enfermedad. Luego al igual que la Sra Aguirre con la gripe, escurrirán el bulto diciendo que en España no hay ningún caso grave, hasta que hay muertos y entonces se convierte en un problema mundial, no sólo español, con lo cuál solapan la falta de dignidad y poco interés por aquellos que un día,depositaron su confianza en una sarta de arrogantes con delirios de grandeza, que únicamente pensaron en su propio beneficio y en la obtención de sus anhelos. " El Poder "