Sopas con honda



Como equipo de alevines estrenando uniforme en el inicio de la Competición Oficial de Fútbol Siete, desde aquel 29 de septiembre de 2007, veníamos a comernos el mundo:



  • A implantar la auténtica separación de poderes.
  • A reclamar la igualdad de todos los españoles ante las leyes.
  • A exigir que los derechos y deberes de los españoles sean los mismos, sea donde sea dentro del territorio nacional.
  • A reivindicar la devolución de determinadas competencias al Gobierno Central.
  • A romper con el continuo chantaje político de minorías nacionalistas y regionales.
  • A defender el derecho de cada español a usar la lengua que desee.
  • A expulsar la lacra de la corrupción de la vida política nacional.
  • A deslumbrar a la sociedad con una transparencia económica, de gestión e informativa, sin igual en los hemiciclos de los parlamentos de España.
  • A establecer para los afiliados, dentro de sus partidos, iguales derechos que poseen como ciudadanos fuera de ellos.
  • A dar ejemplo internamente de todo lo propuesto para la sociedad; a ser coherente con lo que se dijo ayer.
  • A dar lecciones de democracia interna y de respeto por leyes, estatutos y reglamentos a unos anquilosados y mastodónticos partidos a la antigua usanza.
Si para poder hacer todo eso, había que modificar la Constitución pues ...

Y cuando tan sólo acaba de comenzar el partido, un vetusto y anquilosado Partido Popular a cuya organización interna se ha denostado por no democrática –aquello de "que los aparatos no secuestren la voluntad de los afiliados"–, con sus Rajois, sus Esperanzas, sus Gllardones, sus Cobos, sus Costas y sus Sorayas, le proporciona a nuestra "cualificada" dirección un lustroso y avergonzante revolcón en lo que al necesario respeto a las leyes, estatutos y reglamentos, toca.

Tan bochornosa lección de los "aparateros" del PP, no podría haber tenido lugar sin la invalorable concurrencia de una insólita gestión de UPyD bajo la
pasmante y glamourosa égida de Doña Rosa. Vamos, en tierra de gentes que se visten por los pies, viene a ser como si aquellos, a los que pretendíamos dar lecciones, a la primera de cambio, ellos nos han dado "sopas con honda".

Toda una lección de humildad para los soberbios. Los de arriba, y los de abajo que hemos tenido el poco tino de dejarnos contagiar por tan desbordante soberbia.
La Comisión de Derechos y Garantías del PP, tras el preceptivo proceso contradictorio, que imponen las leyes vigentes, suspende de militancia a Manuel Cobo. El Comité dispone de dos meses para resolver el expediente, con posibilidad de prórroga de un mes más, para decidir la sanción definitiva.
A esta noticia del 4 de noviembre de 2009, le corresponde lo que hacía hace muy poco el Consejo de Dirección del partido que iba arepartir ejemplos a todos los demás.
En el Consejo de Dirección de UPyD del pasado 22 de junio, entre otros expedientes, se abrió un más que discutible expediente disciplinario contra catorce afiliados a los que, sin el exigible procedimiento contradictorio, se les aplicó la suspensión cautelar de militancia.
¡Qué atrasados estos del PP! ¿Por qué no hacerlo todo de una misma tacada? Para eso tenemos un Consejo de Dirección que, a la vez, es acusador, instructor, juez, parte y verdugo. Todo en uno. Ejemplo de eficacia en la gestión.

      Juan Espino
      Madrid - Rivas


1 comentarios:

J. | 11 de noviembre de 2009, 10:12

El gran dilema para Milit...antes=

Hablando de UPyD, hoy, la cuestión es ya: si, como comenzaba diciendo bien la lista tras Valia, "No todo Vale", ¿HASTA DÓNDE ha de valernos aun este seguir por lo que tenemos tan bien denunciado 'INVÁLIDO' es?

La pregunta no ye baladí, sino ese fiel que delimita lo que 'poner la pica en flancos de barbaridades' o sumarse a simulacro inadmisible de (anti)'democracia (interna)' pueda ser.

No siempre habrá que votar sólo al caballo (posible) ganador; y menos que nunca cuando en realidad tiene asignado a priori el mero papel de comparsa, para coartada de 'nat@s' líderes únic@s.

Contra el montaje para la solución búlgara y avalista de quien coarta mínimos exigibles quedará SÓLO UNA RETIRADA 'IN EXTREMIS' como Abdulá frente al -así desautorizable, por obvio farsante...- Karzai. Ahora y aquí fente a R10&Aparatrix como en Afganistán... o ante un PLEBISCITO franquista, modelo para Procusto.