Contestando a Rosa

Contestación a la carta que Rosa Díez ha enviado a todos los afiliados de Unión Progreso y Democracia con fecha 6 de noviembre de 2009




Estimada Rosa:


Acabo de leer tu presentación, enviada desde Soporte, junto a la del otro Candidato para el Congreso de nuestro Partido, y debo empezar diciéndote que estoy totalmente de acuerdo en todo lo que dices y que ésas son las líneas por las que debemos seguir, al menos en mi opinión.


Pero creo que te ha fallado el subconsciente, pues no se trata de una carta para votantes de cara a las próximas elecciones generales, sino para las elecciones a dirigir nuestro Partido durante los próximos cuatro años, y la verdad es que no tratas ninguno de los problemas internos que tiene actualmente el partido, ni siquiera nos informas de cómo pretendes llevarlo durante los citados cuatro años.


Aunque leyendo varias veces la carta he llegado a la conclusión de que sí que tratas de esos problemas y que ha sido mi torpeza, junto con la de la persona que ha pasado el escrito al ordenador los que nos hemos equivocado.


Intentaré aclararme:


En tu párrafo tercero terminas diciendo «[…] proponiendo en las instituciones las reformas necesarias para garantizar la igualdad, la justicia y la libertad de todos», es decir, esto es sólo para las instituciones, no para los partidos o no al menos para UPyD, pues no es precisamente, la igualdad, lo que estas practicando en los preámbulos de nuestro Congreso. Como decía la gramática parda que yo estudié, verbo y gracia: Tu candidatura tiene el censo, tu candidatura tiene tres personas en la Comisión Electoral del Congreso, tu candidatura tendrá una sala en el Congreso para reuniros, etc. La de Walia, nada de nada, se nota que lo aprendido en los Congresos del PSOE no se te ha olvidado, aquello de “al enemigo ni agua”.


Párrafo cuarto de tu carta «[…] de quienes no consideran al rival político un enemigo, sino un conciudadano con quien podemos y queremos vivir juntos […]» Por ello Carlos Martínez Gorriarán, nos tilda en la pagina oficial de nuestro Partido de enemigos, y por ello tú, para demostrar la posibilidad de esa convivencia con quienes discrepan, expediente al canto y suspensión cautelar.


El párrafo quinto es maravilloso «Nacimos para defender la igualdad […] Nacimos para defender la libertad […]» Por eso das trato discriminatorio a la otra candidatura y por eso, si alguien se atreve a presentar una propuesta que a ti no te gusta, le dices de forma razonada, como debe ser y es tu estilo interior (digo interior, porque algunos aún no sabe que tu tienes dos estilos: el exterior, que es para buscar votos, en el que apareces como ángel salvador de todos, y el interior que es para poder seguir haciendo lo que crees conveniente sin tener en cuenta la opinión de aquellos que se atreven a opinar distinto a ti, aquí sigues siendo un ángel, pero ahora exterminador), «si eso prospera me voy del Partido» siempre me han parecido maravillosas las personas que cuando no podían triunfar con la fuerza de la razón, cogen la razón de la fuerza, evidentemente me han parecido maravillosamente detestables.


El párrafo seis dice «No hay democracia sin separación de poderes […]» Por eso propones que todo el poder de nuestro Partido esté en el Consejo de Dirección, y pongamos un Consejo Político nada ejecutor ni controlador de los abusos del CD.

En el noveno dices que estamos en contra de los privilegios, evidentemente aclaras que son los del País Vasco y Navarra, no los que tiene el Consejo de Dirección de nuestro Partido y tu candidatura.

Por último comentaré el párrafo donde dices que han pasado poco más de dos años desde que tres docenas largas de personas nos juntamos para formar Plataforma Pro; pero, como siempre, se te ha olvidado decir cuántas de esas personas se han ido y a cuántas estás marginando porque te denuncian cada día que lo que estás haciendo con nuestro Partido, se parece a lo que se trató en San Sebastián y luego en Madrid como un huevo a una castaña.

En fin, Rosa te decía al principio de mi carta que entendía por qué nos escribías lo que nos escribías, aunque esto no fuera para unas elecciones externas, sino internas de nuestro Partido. Lo tengo clarísimo, afortunadamente pese a todo, tienes vergüenza, y por ende no se te ha ocurrido comentar las interioridades de nuestro Partido, que aquí si las tenías que haber comentado, pues tu carta es solo para militantes: sencillamente porque se te caería la cara de vergüenza.

Un abrazo

Manuel Pérez Blanco

5 comentarios:

vincha | 12 de noviembre de 2009, 13:42

¿ Y si no tuviera verguenza ni tan siquiera para que le caiga la cara ?

¿ y si los militantes son poco mas (o menos ) que votantes. ?

¿ Y si ni siquiera hace falta que cotizen, que la financiaciòn tiene ya otros cauces.?

¡ y si se llaman las cosas por su nombre !

pinocho | 12 de noviembre de 2009, 19:23

Hola Manuel
Tu escrito es limpio, evidente y quien tenga duda con respecto al conflicto que vivimos en upyd, dejará de tenerla.
Te felicito por la claridad de ideas; la forma y el fondo y sobre todo, por la ausencia de rencor
Un abrazo de un amigo

Manuel | 12 de noviembre de 2009, 23:23

Vincha, si todo fuera como dices, entonces estariamo comentando la UPyD que construimos, la que recoge nuestro Manifiesto, pero desgraciadamente esa nos la han adulterado. Por ser positivo, solo nos queda la esperanza que el Congreso,siempre contando con el apoyo de nuestros representantes, sea capaz de volver a traernosla.

Manolo Perez Blanco

Mármol | 14 de noviembre de 2009, 19:30

Menudo repaso, Manuel.

Un partido que no admite que uno de sus afiliados pueda expresarse así no debe ser considerado partido político.

Independientemente de ello, es evidente que quienes abandonan pierden, de modo que ánimo y a seguir luchando que al final tiene que imponerse la cordura, si presumimos de que la mayoría lo somos y, además, estamos luchando por defender las mismas ideas.

Ramsés | 15 de noviembre de 2009, 21:35

Es muy curioso que precisamente lo que según ella la obligó a salirse del PSOE, sea ahora su principal empeño. Nos hemos dejado deslumbrar por un lobo con piel de cordero, que lo único que pretendía era el poder utilizando para ello toda clase de sucias artimañas.
Después de leer su carta y sabiendo la falta de verdad en la mayoría de sus comentarios, está clarísimo que los afiliados le hemos servido como mano de obra barata para alcanzar sus fines y le importamos un pimiento. Gracias a nuestro esfuerzo personal y económico está en las europeas y en el congreso, ya es un partido conocido por los votantes y los afiliados somos un estorbo para ella