Algo se muere en el alma ...

Ayer, Isabel y yo, tuvimos un encuentro de amigos, recientes conocidos y algunos por conocer, con los que departimos a lo largo de una cordial y suculenta comida por tierras de La Huerta, esa que algunos desconocen, cuando no debieran. En ella tratamos de convencer a una de las asistentes para que no abandonara el partido, al menos hasta después del Congreso; tan gratificante, porque hablar con ella es un auténtico placer, como inútil labor pues insistió en su abandono por hartazgo –otro mérito de quién debiera dedicarse a construir y no a demoler– y pérdida de confianza en cualquier tipo de solución aceptable a la apropiación por parte de unos pocos de loq ue era el proyecto de muchos.

Lamentando, a la vez que respetando, su decisión, pongo a continuación su catra de despedida a los compañeros de UPyD, presentes y ausentes, y, a continuación, la respuesta de nuestro común amigo y compañero en Esta NO es la web de UPyD, Miguel Baños, le dedica.

Adiós Lola, hasta siempre. Un gran beso:

      Juan Espino
      Madrid - Rivas

–––––––––<>–––––––––



Estimado compañero, amigo y amiga:

Me dirijo a ti para despedirme y agradecer tu comprensión y apoyo durante el tiempo que hemos trabajado en el gran proyecto de crear este partido. Me voy con la garganta atravesada por un nudo, pero con la satisfacción de haber ganado amigos. Pero, hoy por hoy, no me identifico con UPyD; tengo la sensación de que se ha convertido en un partido más y no puedo continuar como afiliada en un partido en el que he dejado de creer.

Pido perdón si alguna vez he dicho, hecho o dejado de hacer algo, si, por acción u omisión ha ocurrido algo que haya molestado a alguien. Pido comprensión por los errores cometidos y porque, al final, somos humanos, no máquinas. Y, por último, os digo que me voy con la cabeza muy muy alta porque creo en lo que hice y porque hice lo que siempre creí mejor. Y esa cabezonería, esa tozudez, esa frente de granito, ese empecinarme, para bien o para mal, forma parte “de las muchas Lola Aparicio que hacen que UPyD estén ahí”. A pesar de que alguna vez haya habido algún rifirrafe, quiero dejar claro que no tengo nada personal contra nadie, y que en el fragor de la batalla política e ilusión por UPyD, a lo mejor he contribuido a subir el tono del debate; desde hoy mismo y por mi parte, dejo claro que mis cuitas, quedan desde ya aparcadas y olvidadas. Como hacen los buenos futbolistas, con deportividad se dan la mano al término del encuentro, dando las gracias a todos los compañeros, dejando sus diferencias sólo y exclusivamente en el terreno de juego.

Por supuestísimo, quiero mostrar mi satisfacción y enhorabuena por los resultados obtenidos en la asamblea de Murcia, pues supone un triunfo democrático y refleja la necesidad de escuchar las voces de todos, olvidándose de las amenazas sancionadoras y los expedientes/ados sin razón. Porque, no me cabe la menor duda, Unión Progreso y Democracia es susceptible de mejora. De hecho los muchos votos obtenidos por los llamados críticos es lo que me hace dejar el partido con un dulce sabor de boca, pensando que este partido mantiene algunas posibilidades de recuperar las bases fundacionales, de despojarse de ideas y actos autocráticos, así como resurgir con y para una buena cimentación. Si por fin, estos cambios necesarios se producen y se hacen efectivas las bases fundacionales democráticas, puede que vuelva a creer que no me equivocaba cuando suponía que este era mi partido.

A todos os deseo la mejor de las suertes, la mejor salud, mi amistad, gratitud y cariño eternos. Un beso para todos y hasta siempre, queridos amigos.


      Mª Dolores Aparicio Almendros
      Murcia, a 5 de Octubre de 2009


–––––––––<>–––––––––



Homenaje a una mujer Luchadora


Mi querida y apreciada Lola:

Te despides con la misma generosidad con la que te entregaste a la causa de UPyD.

Los que tenemos la fortuna de conocerte sabemos que siempre pusiste la dignidad de las personas por encima de las mentiras oficiales. Los afiliados de estas tierras vamos a sentir mucho tu pérdida. Fuiste la locomotora que tiraba de la Coordinadora Territorial y de los Comités Electorales en la Región de Murcia. Con tu entusiasmo nos contagiaste a muchos y vimos en ti a una luchadora por los nobles ideales de la Libertad, la Justicia, la Igualdad… Tú representabas los Principios Básicos en los que se basa nuestro Manifiesto Fundacional.

Tienes tus defectos, claro, y quién no, pero muchos pudimos percibir que no era la búsqueda de Poder lo que te movía, sino el convencimiento de que un mundo mejor era posible y que desde UPyD se podía lograr.

Tu dedicación al proyecto y el “ángel” de tu simpática personalidad restaba protagonismo a quien sí ha venido al partido con fines mucho más egoístas que los tuyos.

Con argumentos indefendibles y con las mismas tácticas que usaban y usan las viejas cúpulas de los viejos partidos para anular al discrepante, forzaron tu dimisión de la Coordinadora Territorial.

Han intentado manchar tu impecable hoja de servicios en UPyD, pero eso ni lo han conseguido ni lo conseguirán nunca. No lograrán borrar de la memoria de los que estuvimos presentes que fue María Dolores Aparicio Almendros, miembro de la Coordinadora Territorial, Coordinadora del Comité Electoral del Mar Menor y número dos por la candidatura de este partido en la Comunidad Autónoma al Congreso de los Diputados, la que despertaba más simpatías y cosechaba los mayores aplausos en los mitines de campaña.

Fue María Dolores Aparicio Almendros la que puso en marcha la recogida de firmas en apoyo al Manifiesto por la Lengua Común en esta Región y la que arrastraba a los afiliados y simpatizantes a trabajar en la calle para dar a conocer a UPyD. A Lola se le notaba que le importaba la gente, cuidaba y estimulaba a los afiliados de base haciendo que se sintieran útiles e importantes. Fue la mejor candidata por nuestra región en las elecciones y la mejor dirigente del partido.

Pero como la dicha en la casa del pobre dura poco, todo se acabó bruscamente pues llegaron los segadores de ilusiones y cambiaron sonrisas por lágrimas. Segaron tu ilusión y con ella segadas fueron ilusiones muchas que contigo andaban.

Has cumplido tu palabra de esperar para apoyar a los demócratas que se han presentado a la elección de delegados al Congreso. Todos sabemos que su victoria ha sido la tuya y que su alegría es tu alegría.

Ahora que la esperanza se vislumbra en el horizonte y que nuevas ilusiones vuelven a nacer, tú dices que te vas.

Pero ya no puedes, Lola te has quedado entre nosotros….. para siempre.


      Miguel Baños Martínez
      Murcia - Valle del Guadalentín



2 comentarios:

J. | 13 de octubre de 2009, 10:59

¡Gracias, Lola! O con tu persona a las de tantísimas otras que pueden despedirse de comilitancias hoy en UPyD con la misma buena conciencia de haber trabajado, leal y crítica mente, mientras creyeron tener aun posibilidades de hacerlo dentro...

Al menos tú puedes irte con esa fé de "no me cabe la menor duda, UPyD es susceptible de mejora. De hecho los muchos votos obtenidos por los llamados críticos me hace dejar el partido con un dulce sabor de boca pensando que este partido mantiene algunas posibilidades de recuperar las bases fundacionales"...

Esta que hoy aquí (se) te despide, aladroque transterrá EN MADRID, no podrá tener ese mismo consuelo que tú: en provincia con tan dispersa militancia (donde a conciencia nos han dado el 'divide y vencerás' de múltiples CELs) tenemos que acudir a votar entre la lista de unos 200 candidatos y ni siquiera viéndonos con lo que NO HAY MODO de adivinar posibles herejes más allá de algún conocimiento, casual... Así que ya se podría imaginar el laminamiento aparatoso de la ortodoxia para más de "lo mismo" que -atado y más que bien atado- nos espera. Pero, como arreando seguimos, ¡hasta siempre!

imerida49 | 13 de octubre de 2009, 15:59

Te entiendo ya que yo padezco el mismo síndrome, nunca estuvimos en nada y volcamos nuestras ilusiones y nos defraudaron, nos hemos vuelto desconfiados y resentidos . Ignacio Mérida